14 de abril de 2024

Murió Luiz André Barroso, el ingeniero que creó las bases para el desarrollo de la informática en la nube

Luiz André Barroso nunca había diseñado un centro de datos antes de que Google le pidiera que lo hiciera a principios de la década de 2000. Para cuando terminó su primer proyecto, había subvertido muchas convenciones de la industria informática, sentando las bases para el desarrollo de la informática en la nube en el Valle del Silicio.

Google Luiz André Barroso

Barroso, veterano de 22 años en Google que falleció inesperadamente el 16 de septiembre a los 59 años, construyó sus centros de datos con componentes de bajo costo en lugar de hardware especializado costoso. Reimaginó cómo funcionaban juntos para desarrollar el concepto de «el centro de datos como una computadora», que ahora sustenta la web, las aplicaciones móviles y otros servicios de Internet.

Jen Fitzpatrick, vicepresidenta senior de la organización de infraestructura de Google, dice que Barroso dejó una huella indeleble en la empresa y que sus contribuciones a la industria son innumerables.

«Perdimos a un amigo querido, colega y líder respetado»

Comunicado de Google.

Barroso continuó liderando proyectos importantes en Google, incluido el desarrollo de su aplicación de notificaciones de exposición al COVID, en la que actuó como mediador entre equipos dentro de la empresa y con socios externos. En un correo electrónico enviado por Fitzpatrick al personal de Google y visto por WIRED, escribió que se entiende que Barroso murió de causas naturales.

Fitzpatrick dice que la familia de Barroso, que incluye a su esposa Catherine Warner, una cantante para quien a veces tocaba la guitarra, está buscando privacidad. La causa de la muerte podría tardar semanas en determinarse, según la oficina del médico forense del condado de Santa Clara, en el Valle del Silicio.

Barroso había querido ser ingeniero eléctrico desde su infancia en Brasil, donde se interesó por la radioafición con su abuelo y obtuvo títulos de licenciatura y maestría en ingeniería eléctrica de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro. Llegó a Estados Unidos para cursar un doctorado en arquitectura de computadoras en la Universidad del Sur de California y trabajó en chips en Compaq y Digital Equipment Corporation. Pero llegó a Google en 2001 con el deseo de centrarse en la ingeniería de software.

Barroso no fue programador durante mucho tiempo, ya que en la pequeña startup, los pocos empleados tenían que colaborar donde se necesitara ayuda. Tres años después de unirse a Google, Urs Hölzle, el primer vicepresidente de ingeniería de la empresa, le encargó a Barroso la reconstrucción de la infraestructura de la compañía. «Yo era lo más parecido que teníamos a una persona de hardware», recordó Barroso a WIRED en 2012.

Cuando asumió el cargo de infraestructura, las empresas de Internet como Google solían alojar sus sitios web en servidores en centros de datos mantenidos por otra empresa. Pero estos proveedores no podían manejar las crecientes necesidades de la startup de búsqueda en auge.

La falta de experiencia de Barroso en el diseño de centros de datos lo llevó a reinventarlos, según escribió en un ensayo y recordó durante un podcast en 2021. Se encontró preguntándose: «Espera, espera, espera, ¿por qué lo estamos haciendo de esta manera?»

Barroso dijo en el podcast:

«Y resulta que las personas que habían estado trabajando en esa área realmente no habían pensado en cuestionarlo. Y a veces es algo que se basaba en una buena razón hace tres años, y esa razón tenía una fecha de caducidad, y era hora de hacer algo diferente».

Luiz André Barroso, ex ingeniero de Google.

El primer centro de datos de Google consistía en contenedores de envío de 40 pies llenos de servidores, lo que permitía una refrigeración avanzada y menos problemas de construcción. Abrió su propio campus de centros de datos en Oregón en 2006, que se asemejaba a los convencionales edificios cuadrados y masivos que ahora se encuentran en todo el mundo. Pero las ideas de Barroso hicieron que el interior fuera excepcional.

Él y sus colegas de Google se apartaron del enfoque estándar de la época de centralizar el software clave en un centro de datos en unas pocas máquinas costosas y potentes. En su lugar, comenzaron a distribuir los programas de Google en miles de servidores más baratos y de gama media. Esto ahorró dinero en hardware costoso, al tiempo que ahorró energía y permitió que el software funcionara de manera más ágil.

Barroso expuso su nueva filosofía en el libro «The Datacenter as a Computer», que coescribió con Hölzle y que se convirtió en un texto fundamental sobre la infraestructura informática moderna. «Debemos tratar el centro de datos en sí como una inmensa computadora a escala de almacén», dice el libro.

Los esfuerzos del «equipo de aceleración» de Barroso, como le gustaba llamarlo, dieron sus frutos para Google y ayudaron a establecer su reputación no solo como un motor de búsqueda ingenioso, sino también como un lugar que marcó la pauta en la informática. Al personalizar casi cada centímetro de los centros de datos de Google y el hardware dentro de ellos, incluidas las fuentes de alimentación y los kits de refrigeración, el gigante de la búsqueda podía ofrecer resultados, correos electrónicos y otros servicios más rápido, incluso cuando los «equipos de ralentización» integraban más algoritmos y funciones.

«Es fácil olvidar cuánta cantidad de datos computacionales se requiere para poder ofrecer un nuevo resultado cada 20 milisegundos o algo así», le dijo a Steven Levy de WIRED en 2012. «Básicamente estamos buscando en nuestro corpus web, nuestro corpus de imágenes, lo que sea, cada vez que presionas una tecla».

Las ideas de Barroso se difundieron rápidamente en todo el Valle del Silicio. Meta y otras grandes empresas de Internet adoptaron un enfoque similar al de Google para sus centros de datos. La arquitectura que Barroso ideó se convirtió en la base de la unidad de informática en la nube de Google, que ahora representa aproximadamente el 10 por ciento de los ingresos totales de la empresa.

En la última década, Barroso ayudó a crear el equipo que diseñó los chips de inteligencia artificial de Google conocidos como TPUs; lideró la ingeniería de los servicios «geo» de Google, incluida la incorporación de la realidad aumentada y el aprendizaje automático en Maps; y fundó la unidad central de Google, que gestiona el software y otras herramientas utilizadas en toda la empresa. Ostentaba el título de «Google fellow», el rango más alto de la empresa para el personal técnico. En 2020, recibió el premio Eckert Mauchly de la Asociación de Maquinaria Computacional y el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos por sus contribuciones a la arquitectura de computadoras.

Barroso se unió recientemente a la junta directiva de Stone, una empresa de comercio electrónico en Brasil, donde nació el ingeniero, y donde logró que Google contratara a más empleados. Stone escribió en una comunicación a los inversores esta semana que Barroso «realizó contribuciones significativas a nuestro equipo de tecnología y estrategia en general» y que «nuestros corazones y pensamientos están con la familia, amigos y colegas de [Barroso]». Un portavoz de la empresa declinó hacer más comentarios.

Barroso también participó en proyectos medioambientales. Formó parte de la junta directiva de Rainforest Trust, una organización sin fines de lucro para la cual organizó y lideró un viaje de una semana a los humedales del Pantanal en Brasil el mes pasado. También expresó preocupación por la sed de electricidad de la industria de las criptomonedas. Barroso había sido el patrocinador ejecutivo del grupo de empleados hispanos y latinos de Google y de un programa que otorga becas a estudiantes de doctorado en América Latina.

A pesar de todos sus logros técnicos, Barroso le dijo a WIRED en 2012 que la mentoría de pasantes era «probablemente lo que mejor se me da». Jeff Dean, científico jefe de Google, quien llevó a Barroso a Google en 2001 con entrevistas durante la cena, tuiteó el lunes sin nombrar a su antiguo compañero de investigación: «A veces, amigos cercanos y colegas nos dejan demasiado pronto».


Vía Wired.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *