21 de abril de 2024

El impacto de la Música en Streaming en la industria musical

En el año 2022, las reproducciones de música bajo demanda solo en Estados Unidos superaron la asombrosa cifra de un billón. A partir de mediados de la década de 2010, el éxito de servicios de streaming como Spotify, Tencent y Apple Music llevó a la industria musical a un período de crecimiento sostenido en ingresos por primera vez desde 1999, el año en que Napster fue lanzado.

Streaming Musical

Sin embargo, el auge del streaming no solo ha transformado el negocio de la música, sino que también ha cambiado la música en sí.

En 1972, The Temptations alcanzaron el número uno en las listas de éxitos de Billboard con su versión de siete minutos de la canción «Papa Was a Rollin’ Stone», la cual ganó tres premios Grammy. Antes de que los Temptations cantaran una sola palabra, una introducción instrumental con órgano, guitarra, bajo y un platillo de batería fluía durante más de cuatro minutos.

Si el grupo estuviera en el estudio hoy en día, es muy probable que el estribillo hubiera sido presentado mucho antes en la canción. Esto se debe a que los servicios de streaming pagan a los artistas en función del número de reproducciones al mes, y para que cuente como reproducción, un usuario debe escuchar la canción más allá de los primeros 30 segundos. Si una canción que nunca has escuchado antes tarda mucho en llegar al estribillo o simplemente tiene una introducción prolongada, existe una buena posibilidad de que simplemente presiones el botón para pasar a la siguiente canción.

Para mantener la tasa de «salto» lo más baja posible, los artistas musicales están moviendo cada vez más el estribillo o coro de una canción al dulce punto inicial de los primeros 30 segundos. Nate Sloan y Charlie Harding, los presentadores del podcast «Switched on Pop», han acuñado el término «Obertura Pop» para describir una nueva tendencia en la que una canción «reproduce un indicio del coro en los primeros cinco a diez segundos para que el gancho esté en tus oídos, con la esperanza de que te quedes hasta que, aproximadamente a los 30 segundos, finalmente llegue el coro completo».

Los creadores están modificando más que solo las secciones introductorias de las pistas para un rendimiento óptimo en streaming. Cada pista que se escucha durante más de 30 segundos cuenta como una reproducción, pero si un oyente llega al final de una canción, ayuda a determinar si un servicio de streaming como Spotify recomendará canciones similares en el futuro.

Como dijo el productor y artista ganador del Grammy, Mark Ronson, en una entrevista con The Guardian:

«Todas tus canciones deben durar menos de tres minutos y 15 segundos, porque si las personas no las escuchan hasta el final, caen en esta categoría de ‘no escuchadas por completo’, lo que reduce tu calificación en Spotify».

Mark Ronson, artista.

Para un músico, tener una canción en la popular lista de reproducción «Today’s Top Hits» de Spotify significa dinero real.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Minnesota y el Centro Conjunto de Investigación Europea encontró que las canciones en la lista ganaron un promedio de 20 millones de reproducciones, lo que equivale a hasta USD 163.000 en regalías.

Como resultado, según un análisis del blogger Michael Tauberg, la duración promedio de las canciones exitosas ha disminuido en más de 30 segundos desde el año 2000, cuando superaban los cuatro minutos. Casi dos tercios de las canciones que alcanzaron el primer puesto en la primera mitad de 2021 tenían menos de tres minutos de duración. Irónicamente, estas pistas habrían encajado cómodamente en los primeros cilindros de grabación y discos de fonógrafo, cuyas limitaciones se consideraban un gran impedimento artístico a principios del siglo XX.

A medida que las canciones se hacen más cortas, los álbumes se están volviendo más largos. «Culture II» del grupo de hip-hop Migos, el álbum número uno en Estados Unidos en febrero de 2018, incluía 24 pistas y tenía una duración de una hora y 45 minutos, casi el doble que el lanzamiento anterior de los Migos, nominado al Grammy.

El álbum «Heartbreak on a Full Moon» de Chris Brown en 2017 contenía 45 canciones. En 2022, la banda británica de indie Pocket of God llevó esta tendencia al extremo con su álbum «1000 x 30: Nobody Makes Money Anymore». El título lo decía todo: la banda protestaba por la compensación insuficiente ofreciendo un álbum compuesto por 1,000 pistas de poco más de 30 segundos de duración. La primera canción se titulaba «0.002», haciendo referencia a cuántos centavos recibían los artistas cada vez que se reproducía una canción.

Esta tendencia también es una respuesta a los incentivos del streaming. Cuando los fanáticos escuchan un nuevo álbum de sus artistas favoritos en streaming, tienden a escucharlo completo la primera vez, por lo que cuantas más canciones tenga el álbum, más ingresos generará. El álbum de Taylor Swift de 2022, «Midnights», ocupó los 10 primeros lugares de la lista Hot 100 poco después de su lanzamiento. Cuando el álbum «Divide» de Ed Sheeran se lanzó en 2017 y las 16 de sus canciones entraron en el top 20, generó preocupación en la industria musical británica, que temía que otros artistas se perdieran los beneficios de ocupar las principales posiciones de la lista.

La Official Charts Company del Reino Unido adoptó una nueva regla que limitaba a un artista a tener un máximo de tres canciones en el top 100 al mismo tiempo, independientemente de las cifras de streaming reales.

La economía del streaming también está alterando las estrategias de lanzamiento de nueva música. En la era de los discos de vinilo y los CD, las discográficas intentaban maximizar las ventas de un álbum antes de que el siguiente del artista llegara a las tiendas. En 2017, en cambio, el rapero Future lanzó dos álbumes en semanas consecutivas, y ambos llegaron al número uno. Brockhampton, otro artista de hip-hop, lanzó tres álbumes ese año.

El streaming también significa más oportunidades para géneros que generalmente no tenían espacio en las estanterías en la era de la venta física. Los artistas latinos y de K-Pop están apareciendo con más frecuencia en el Top 100 Global de Spotify; más de 10 millones de consumidores de música siguen la lista de reproducción ¡Viva Latino!, lo que la convierte en la tercera lista de reproducción más seguida en Spotify.

Este aumento de popularidad ha fomentado cada vez más colaboraciones entre géneros, ya que los artistas se involucran más con un espectro más amplio de otros artistas. Un remix de una canción pop que incluye un verso cantado en español por una estrella latina significa que la pista puede ser presentada en una variedad más amplia de listas de reproducción y aumenta la probabilidad de que aparezca en los resultados de búsqueda.

Por ejemplo, cuando la canción de Justin Bieber «Sorry» se lanzó en octubre de 2015, pasó tres semanas en el número uno de Billboard Hot 100. Un mes después, se lanzó «Sorry (Latino Remix)», con J. Balvin, el artista de reguetón colombiano, cantando en español. Esa versión de la canción atrajo a un público más amplio que la original y atrajo a fans de ambas versiones, acumulando 178 millones de reproducciones adicionales en Spotify.

No debemos descartar el impulso creativo que lleva a los músicos a crear nuevas y diferentes versiones de canciones populares. Pero sería ingenuo ignorar las motivaciones comerciales que a menudo entran en juego.


Vía: WSJ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *