19 de abril de 2024

El Tribunal Supremo de Estados Unidos entra en la batalla por el futuro de la libertad de expresión en línea

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos anunció su decisión de adentrarse en el futuro de la libertad de expresión en línea y determinar si permitirá leyes promulgadas en Texas y Florida que restringirían a las empresas de redes sociales de eliminar ciertas publicaciones o cuentas políticas.

La decisión de los magistrados de abordar estos casos emblemáticos se dio a conocer en una orden que también añadió otros 10 casos al calendario de la Corte Suprema para el próximo período que comienza el lunes. Los casos adicionales versan sobre la «lista de no volar» del FBI, los derechos de propiedad individual y la capacidad de los acusados criminales para enfrentar a los testigos en su contra, entre otros asuntos.

A principios de este año, el alto tribunal anunció que abordaría cuestiones en el próximo período relacionadas con la regulación de armas de fuego, los derechos de voto y el poder de las agencias federales. Mientras se preparan para escuchar los argumentos orales, los magistrados se enfrentan a una intensa presión por parte de los legisladores demócratas para abordar cuestiones éticas que afectan a algunos de sus colegas, incluyendo posibles conflictos en algunos de los casos.

Grupos de la industria tecnológica, cuyos miembros incluyen a Facebook y YouTube de Google, solicitaron a la Corte que bloqueara las leyes de Texas y Florida promulgadas en 2021 que regulan las políticas de moderación de contenido de las empresas. Las compañías argumentan que estas medidas son inconstitucionales y entran en conflicto con la Primera Enmienda al privar a las empresas privadas del derecho de elegir qué publicar en sus plataformas.

La revisión de estas leyes por parte de la Corte Suprema será el examen más destacado hasta la fecha de las acusaciones de que las empresas de Silicon Valley censuran ilegalmente puntos de vista conservadores. Estas acusaciones alcanzaron su punto máximo cuando Facebook, Twitter y otras empresas suspendieron las cuentas del entonces presidente Donald Trump tras el ataque al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021.

La decisión de los magistrados podría tener implicaciones significativas para el futuro de la democracia y las elecciones, ya que los estadounidenses dependen cada vez más de las redes sociales para leer y discutir noticias políticas. También podría tener efectos de gran alcance para los legisladores del Congreso y las legislaturas estatales de todo el país a medida que intentan elaborar nuevas leyes que regulen las redes sociales y la desinformación.

Dado el estancamiento en el Congreso respecto a estos temas, los estados están desempeñando un papel cada vez más importante en la regulación de la privacidad digital, la inteligencia artificial y las redes sociales. Los demócratas argumentan en gran medida que las empresas no están haciendo lo suficiente para eliminar los discursos de odio y otros contenidos dañinos en línea, y han promulgado leyes en California y Nueva York para exigir una mayor transparencia en las reglas y decisiones de estas empresas.

«Realmente hay cuestiones fundamentales aquí sobre cómo encajar estas nuevas tecnologías con esta antigua ley que siempre iban a surgir», dijo Evelyn Douek, profesora asistente de la Facultad de Derecho de Stanford.

Los jueces de tribunales de apelación, todos nominados por presidentes republicanos, han emitido fallos contradictorios sobre la autoridad de un estado para restringir la capacidad de una empresa para seleccionar, editar y organizar el contenido que aparece en su plataforma de redes sociales.

La administración Biden instó al Tribunal Supremo a tomar estos casos relacionados con las redes sociales y a evitar que las leyes de Texas y Florida entren en vigor.

«El acto de seleccionar y editar el contenido que los usuarios ven es inherentemente expresivo, incluso si el discurso que se recopila es casi en su totalidad proporcionado por los usuarios», dijo la procuradora general de Estados Unidos, Elizabeth B. Prelogar, a los magistrados. «Y especialmente porque los productos de las plataformas cubiertas son solo visualizaciones de contenido expresivo, un requisito del gobierno de que muestren contenido diferente —por ejemplo, incluyendo contenido que deseen excluir u organizando el contenido de manera diferente— implica claramente la Primera Enmienda».

La Primera Enmienda protege en general contra la injerencia del gobierno en la libertad de expresión. Los tribunales también han sostenido que las empresas privadas, incluyendo periódicos y radiodifusoras, tienen el derecho de controlar el discurso que publican y difunden, lo que incluye el derecho de los editores a no publicar algo que no quieran publicar.

La ley de Texas, firmada por el gobernador Greg Abbott (R), permite a los residentes del estado y al fiscal general demandar a las grandes empresas de redes sociales si creen que fueron injustamente vetados o censurados en una plataforma. Una ley similar en Florida penalizaría a las empresas de redes sociales por bloquear las publicaciones de un político.

La primavera pasada, en una votación de 5-4, el Tribunal Supremo impidió que la ley de Texas entrara en vigor mientras continúa la litigación.

«Las plataformas de redes sociales han transformado la forma en que las personas se comunican entre sí y obtienen noticias», escribió el juez Samuel A. Alito Jr. en una disidencia respecto a esa decisión, a la que se unieron los jueces conservadores Clarence Thomas y Neil M. Gorsuch. «Lo que está en juego es una innovadora ley de Texas que aborda el poder de las corporaciones dominantes de las redes sociales para dar forma a la discusión pública sobre los asuntos importantes del día».


Vía The Washington Post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *