19 de abril de 2024

Ver películas enteras en TikTok, nuevo frente de batalla a la piratería

En un giro inesperado de los acontecimientos, TikTok se ha convertido en el nuevo campo de batalla para la distribución de contenido multimedia. Usuarios anónimos están compartiendo episodios de programas de televisión y películas completas en forma de clips que los espectadores pueden disfrutar en una secuencia continua.

TikTok Piratería

Este fenómeno, que ha ganado popularidad rápidamente, plantea preguntas sobre los derechos de autor y la propiedad intelectual, así como sobre el papel de TikTok como plataforma de entretenimiento.

En TikTok, es posible encontrar clips de programas de televisión y películas bajo nombres crípticos como «Parte 8» que, a primera vista, pueden pasar desapercibidos en medio del mar de contenido generado por los usuarios. Sin embargo, la inteligencia artificial de TikTok a menudo promueve estos clips en las páginas «Para ti» de los usuarios, lo que ha contribuido al rápido crecimiento de este fenómeno.

Abogados y profesores de derecho en Hollywood argumentan que estas cuentas infringen las leyes de derechos de autor y vulneran la propiedad intelectual de los estudios de cine y televisión. Es por esto que los nombres de las películas rara vez aparecen en las publicaciones. A pesar de que estas cuentas acumulan cientos de miles de seguidores, comentarios y visitas, no parecen generar ingresos a través de publicaciones patrocinadas u otras promociones pagadas.

El contenido que se comparte en estas cuentas puede durar hasta 10 minutos, pero la mayoría se encuentra en el rango de dos a tres minutos. Esto ha atraído a usuarios como JayCee Hughes, un ingeniero de audio de 30 años en Chicago, quien prefiere TikTok sobre otras plataformas de transmisión debido a su algoritmo de recomendaciones. «No enciendo la televisión tanto como solía hacerlo, porque todo está en la palma de mi mano», afirma Hughes.

La capacidad de TikTok para influir en las decisiones de compra y entretenimiento de los usuarios lo ha convertido en una plataforma demasiado poderosa para ignorar. Sin embargo, a pesar de algunas excepciones experimentales, los estudios de cine y televisión no comparten películas o programas completos en esta plataforma, lo que ha permitido a estas cuentas anónimas encontrar un público apreciativo.

«Ya estoy allí, ya lo estoy viendo, ya estoy desplazándome en TikTok. No enciendo la televisión tanto como solía hacerlo, porque todo está en la palma de mi mano».

JayCee Hughes, quien suscribe varios servicios de transmisión.

El desafío de hacer cumplir los derechos de autor en las redes sociales es una tarea complicada, según los abogados especializados. Además, argumentan que estas publicaciones no autorizadas podrían beneficiar a los estudios, ya que exponen su contenido a una nueva audiencia.

Peacock, propiedad de NBCUniversal, es uno de los proveedores de transmisión que está experimentando con la construcción de audiencia en TikTok, al subir episodios completos de programas como «Killing It» y «Love Island USA». Sin embargo, la situación actual, con las huelgas del Writers Guild of America y la Screen Actors Guild-American Federation of Television and Radio Artists, ha complicado las pruebas de nuevas formas de distribución digital. Los miembros de estos gremios buscan, entre otras cosas, un aumento en las tarifas por el contenido transmitido en línea.

A pesar de esta tendencia emergente, gigantes del entretenimiento como NBCUniversal, Paramount, Warner Bros., Discovery, Netflix, Amazon Studios y Disney se han negado a comentar sobre la situación. La Motion Picture Association y la Alliance for Creativity and Entertainment, organizaciones que abordan la piratería a nivel global, también se han mantenido en silencio sobre este problema específico.

El Acta del Milenio Digital de Derechos de Autor, aprobada en 1998, protege a las empresas de Internet de ser sancionadas si sus usuarios publican material con derechos de autor en sus redes. Esto deja a los creadores y estudios de cine la tarea de monitorear las plataformas y presentar reclamaciones cuando detectan su trabajo siendo compartido ilegalmente.

«Tanto tiempo como la plataforma actúe de manera expedita para eliminar el material infractor una vez notificado, la plataforma estará protegida».

Aaron Moss, abogado de derechos de autor en Greenberg Glusker en Los Ángeles

TikTok, por su parte, afirma prohibir contenido que viole los derechos de propiedad intelectual y brinda a los titulares de derechos de autor una forma de informar las violaciones.

La creciente tendencia de compartir contenido en línea a través de plataformas como YouTube, servicios de transmisión y TikTok, ha cambiado la forma en que consumimos contenido multimedia. Tanto los videos de 15 segundos como las películas multimillonarias se ven ahora en nuestras pequeñas pantallas de teléfono.

Algunas compañías de entretenimiento pueden no quejarse de los clips publicados en línea, ya que TikTok podría aumentar la popularidad de una película o programa de televisión en particular. Según Anupam Chander, profesor de derecho y tecnología en Georgetown Law, «puede ser útil para los titulares de derechos de autor ver cómo su obra se distribuye a una audiencia más amplia para generar más interés en esa obra para ventas futuras».

Sin embargo, estos clips no autorizados de grandes éxitos cinematográficos no son experimentos abiertos para probar la audiencia, sino actos clandestinos. Quienes los suben dividen los clips y los mezclan con otro contenido para evadir la detección. Además, no siempre completan la carga del episodio o película, dejando a los espectadores en suspenso.

Estas cuentas parecen aumentar artificialmente su popularidad mediante seguidores bots, según Antoine Vastel, jefe de investigación en DataDome, una empresa de detección de bots y fraude. Esto les ayuda a manipular el motor de recomendaciones de TikTok para promocionar sus publicaciones.

El Wall Street Journal se puso en contacto con varias de estas cuentas anónimas para obtener comentarios, pero ninguna respondió.

TikTok se ha convertido en un campo de pruebas para la distribución de contenido multimedia, donde usuarios anónimos comparten clips de programas de televisión y películas completas en forma de fragmentos. Aunque esto plantea preocupaciones sobre los derechos de autor y la propiedad intelectual, también podría beneficiar a los estudios al exponer su contenido a una nueva audiencia. A medida que la forma en que consumimos contenido multimedia sigue evolucionando, TikTok está demostrando ser una fuerza a tener en cuenta en el mundo del entretenimiento.


Vía WSJ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *