14 de abril de 2024

Auge del Hacktivismo: Cuando la ciber-guerra se convierte en una arma de doble filo

En medio de un mundo cada vez más digital y conectado, la ciberseguridad se ha convertido en una preocupación constante para gobiernos y organizaciones de todo el mundo.

Hacktivismo

Pero el auge del hacktivismo, una forma de protesta en línea impulsada por motivaciones políticas o ideológicas, está haciendo que la línea entre la actividad de los ciudadanos en línea y los actores respaldados por el Estado sea cada vez más borrosa. Este fenómeno se ha intensificado en el contexto de la guerra en Ucrania, y ha llevado a una serie de ataques cibernéticos notorios, destacando un nuevo capítulo en la ciberconflictividad global.

Hacktivismo: Más vivo que nunca

El hacktivismo es una forma de protesta en línea que combina elementos de activismo político con habilidades técnicas en el mundo digital. Durante los últimos años, parecía que el hacktivismo estaba perdiendo fuerza, pero la situación cambió dramáticamente en 2022, especialmente después de la invasión rusa en Ucrania.

En ese momento, el colectivo hacktivista Anonymous, que había estado relativamente inactivo, revivió su actividad y surgieron nuevas agrupaciones. Uno de los ejemplos más notables es el «Ejército de TI de Ucrania», un grupo de voluntarios de hackers de todo el mundo que han lanzado ataques de denegación de servicio (DDoS) contra objetivos rusos.

Estos ataques han sido solo la punta del iceberg en una ola de hacktivismo que ha barcido el escenario digital. Los grupos de hacktivistas han ejecutado operaciones masivas de hackeo y filtración de datos contra entidades rusas, publicando cientos de gigabytes de información en línea. Por su parte, los grupos pro-rusos también han estado activos, y varios de ellos han destacado por su enfoque en la desinformación y la perturbación.

El confuso papel de los ataques DDoS

Los ataques DDoS, que inundan un sitio web con tráfico para hacerlo inaccesible, han sido una táctica común en el arsenal de los hacktivistas. Sin embargo, los expertos sugieren que el impacto real de estos ataques a menudo es exagerado. Según el FBI, los responsables de los ataques DDoS tienen un «impacto operativo mínimo» en sus víctimas. En otras palabras, a menudo el ruido es peor que la mordida.

Erica Lonergan, investigadora en el Instituto Saltzman de Estudios de Guerra y Paz de la Universidad de Columbia, señala que la retórica en torno a los ataques DDoS a menudo magnifica su impacto, lo que lleva a una percepción errónea de su gravedad. «Hay un vacío entre la hipérbole del lenguaje que se utiliza para hablar sobre los tipos de ataques en los que grupos como Killnet están involucrados y la realidad de su impacto», afirma Lonergan.

El Hacktivismo evoluciona

Sin embargo, el hacktivismo no se trata únicamente de ataques DDoS. Vemos ejemplos de grupos que van más allá, como el caso de Guacamaya en América del Sur, que afirma haber hackeado empresas mineras y filtrado sus correos electrónicos internos. El grupo de ciberpartisanos bielorrusos, motivado políticamente, ha innovado al utilizar ransomware con objetivos puramente políticos. También han afirmado haber obtenido datos de organizaciones gubernamentales rusas y mapeado la información de funcionarios gubernamentales que respaldan el régimen de Lukashenko.

Hacktivismo y Estado

Una de las tendencias más preocupantes es la creciente difuminación de las líneas entre el hacktivismo y los ataques patrocinados por el Estado. Si bien puede ser complicado atribuir un ataque cibernético a un país específico, existen evidencias que sugieren que algunos grupos de hacktivistas están vinculados a naciones individuales. Esto plantea la posibilidad de que los gobiernos utilicen a estos grupos, consciente o inconscientemente, con fines políticos.

Los Cyber Partisans bielorrusos son un ejemplo de esta dinámica. Investigadores sospechan que este grupo está vinculado a un gobierno y ha operado de manera altamente organizada y coordinada. Por otro lado, empresas de seguridad como Mandiant creen que varios grupos pro-rusos, como XakNet, Infoccentr y el Ejército Cibernético de Rusia, colaboran estrechamente con los hackers militares del GRU de Rusia, lo que genera preocupaciones sobre la posibilidad de que estos grupos influyan en eventos políticos y electorales en el extranjero.

La bifurcación del Hacktivismo

El resultado de estas tendencias es una creciente sofisticación en los grupos de hacktivistas y la prueba de nuevas herramientas. Sin embargo, al mismo tiempo, se ha generado una incertidumbre creciente sobre sus orígenes y conexiones. La confusión entre ataques gubernamentales, hacktivismo y cibercrimen se ha vuelto cada vez más evidente.

Es innegable que el hacktivismo ha evolucionado y se ha convertido en una poderosa herramienta de influencia política en el ciberespacio. Sin embargo, también es una espada de doble filo, ya que sus consecuencias y su verdadera autoría a menudo son difíciles de rastrear. Mientras el mundo digital continúa su rápida expansión, el papel del hacktivismo y su impacto en la política global solo seguirán creciendo. La pregunta que queda es si la comunidad internacional podrá adaptarse y responder adecuadamente a esta nueva forma de conflicto en línea.


Vía Wired.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *