21 de abril de 2024

¿Conduce la AI a que la policía ignore pruebas contradictorias? Un análisis detallado

En la era de la tecnología avanzada, las implicaciones de la inteligencia artificial (IA) en el ámbito de la aplicación de la ley están siendo cada vez más examinadas.

Un reciente estudio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte destaca la relación complicada entre la IA y la aplicación de la ley, subrayando la necesidad de que las agencias de aplicación de la ley participen en el desarrollo de políticas públicas relacionadas con la IA, como las regulaciones que rigen los vehículos autónomos, y la necesidad de que los oficiales de policía comprendan mejor las limitaciones y los desafíos éticos de las tecnologías de IA.

El estudio sugiere que muchos oficiales no entienden cómo funcionan estas tecnologías, lo que dificulta o imposibilita que aprecien las limitaciones y riesgos éticos de las mismas. Esto puede plantear problemas significativos tanto para la aplicación de la ley como para el público. Entre las tecnologías de IA ya en uso por las agencias de aplicación de la ley se incluyen tecnologías de reconocimiento facial y de detección de disparos.

En el estudio, los investigadores llevaron a cabo entrevistas en profundidad con 20 profesionales de la aplicación de la ley que trabajan en Carolina del Norte. Aunque no hubo un consenso entre la mayoría de los participantes del estudio, varias características surgieron repetidamente como cualidades importantes para un profesional de la aplicación de la ley, siendo la integridad, la honestidad y la empatía las más citadas.

Los participantes del estudio también expresaron preocupaciones sobre el futuro de los vehículos autónomos y los desafíos que podrían plantear a la comunidad de aplicación de la ley. Sin embargo, dijeron que acogerían el uso público de vehículos autónomos si esto redujera los accidentes de tráfico, permitiéndoles enfocarse en abordar el crimen.

Es fundamental entender que las herramientas de IA no son infalibles y están sujetas a limitaciones. Si los funcionarios de la aplicación de la ley no entienden estas limitaciones, podrían dar más valor a la IA de lo que se justifica, lo que puede plantear desafíos éticos en sí mismo. Por lo tanto, es crítico que los funcionarios de la aplicación de la ley reciban alguna formación en las dimensiones éticas que rodean el uso de estas tecnologías de IA.

Este análisis sugiere que la incorporación de la IA en la aplicación de la ley requiere un enfoque equilibrado que tenga en cuenta tanto las capacidades tecnológicas como las implicaciones éticas. La educación y la capacitación en el uso adecuado y consciente de estas herramientas son esenciales para garantizar que la IA se utilice de manera que apoye la justicia y la eficacia en la aplicación de la ley, sin ignorar o invalidar pruebas contradictorias o importantes en el proceso.


Vía The New Yorker.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *