21 de abril de 2024

Reparar es derecho en California

El gobernador de California, Gavin Newsom, ha firmado la SB 244, o Acta del Derecho a Reparar, convirtiéndola en ley. Esta legislación, patrocinada por iFixit, facilita la reparación de dispositivos por parte de los propietarios o su llevada a talleres de reparación independientes. Dado que California es una de las economías más grandes del mundo, esta ley podría hacer que sea más sencillo para las personas en todo Estados Unidos reparar sus dispositivos.

Reparar Ley

Esta ley, que se suma a esfuerzos similares en Nueva York, Colorado y Minnesota, es más estricta que algunas de sus predecesoras.

Según la legislación, los fabricantes deben poner a disposición las herramientas adecuadas, piezas, software y documentación durante siete años después de la producción para dispositivos con un precio superior a USD 100. (Los dispositivos menos costosos solo deben contar con estos materiales disponibles durante tres años).

La senadora estatal de California, Susan Eggman, patrocinó el proyecto de ley y, en un comunicado publicado por el Grupo de Interés Público de California (CALPIRG, por sus siglas en inglés), expresó su entusiasmo:

«Este es un proyecto de ley de sentido común que ayudará a los pequeños talleres de reparación, brindará opciones a los consumidores y protegerá el medio ambiente»

California alberga a varios fabricantes de dispositivos, siendo Apple uno de los más destacados, que inicialmente intentó detener la ley pero luego la respaldó. En la práctica, esta legislación californiana podría beneficiar a los consumidores en lugares sin leyes similares. Por ejemplo, Google, también con sede en California, confirmó recientemente que la serie Pixel 8 dispondrá de piezas de repuesto durante siete años, la misma cantidad de tiempo que exige la ley de California.

La ley entra en vigencia para los productos electrónicos fabricados y vendidos después del 1 de julio de 2021. A pesar de su alcance general, existen excepciones para las consolas de videojuegos y los sistemas de alarma.

Esta nueva legislación es un paso significativo en la lucha por el derecho a reparar, un movimiento que busca empoderar a los consumidores y reducir el desperdicio electrónico. Además, envía un mensaje claro a los fabricantes de dispositivos: deben ser responsables y transparentes en lo que respecta a la reparación y el mantenimiento de sus productos.

El derecho a reparar es una cuestión que ha generado un creciente interés en todo Estados Unidos en los últimos años. Los defensores de esta causa argumentan que los consumidores tienen el derecho de decidir si desean reparar sus dispositivos por sí mismos, llevarlos a un taller independiente o depender del fabricante. Además, destacan que la disponibilidad de piezas y documentación de reparación es esencial para prolongar la vida útil de los productos y reducir la cantidad de residuos electrónicos.

El proyecto de ley de California se ha convertido en un faro de esperanza para este movimiento. La adopción de una legislación sólida en el estado más grande de la nación envía un mensaje poderoso a otros estados y al gobierno federal sobre la importancia del derecho a reparar.

Las implicaciones de esta ley trascienden las fronteras de California y podrían impulsar cambios significativos en la industria de la tecnología en todo Estados Unidos. Los fabricantes se verán obligados a ajustar sus prácticas y a ser más transparentes en lo que respecta a la disponibilidad de piezas de repuesto y la documentación de reparación. Esto, a su vez, brindará a los consumidores más opciones y control sobre sus dispositivos, promoviendo la sostenibilidad y reduciendo la generación de residuos electrónicos.

En este contexto, es importante destacar el apoyo inicialmente titubeante de Apple a esta legislación. Como uno de los principales fabricantes de dispositivos electrónicos del mundo, la posición de Apple en este tema tiene un peso significativo. Su cambio de postura a favor de la ley de California puede indicar un giro en la actitud de la industria tecnológica hacia el derecho a reparar. Si Apple, una empresa conocida por su hermetismo en lo que respecta a la reparación de sus productos, está dispuesta a cumplir con los requisitos de la ley, podría alentar a otros fabricantes a seguir su ejemplo.

Además, el respaldo de Google a la ley, con su compromiso de proporcionar siete años de piezas de repuesto para la serie Pixel 8, demuestra que la legislación de California no solo afecta a los gigantes tecnológicos, sino que también beneficia a los consumidores.

La decisión de California de implementar esta ley también resalta la importancia de los estados en la promoción de políticas progresistas en ausencia de acción a nivel federal. A medida que el Congreso de los Estados Unidos continúa debatiendo la legislación sobre el derecho a reparar a nivel nacional, la acción de California establece un precedente importante y podría presionar a otros estados a seguir su ejemplo.

En resumen, la firma de la SB 244, o Acta del Derecho a Reparar, en California es un paso crucial en la promoción del derecho a reparar a nivel nacional. Esta legislación no solo beneficiará a los consumidores en California, sino que también enviará un mensaje claro a la industria tecnológica y a otros estados de Estados Unidos.

El derecho a reparar se consolida como un movimiento en crecimiento que busca empoderar a los consumidores, promover la sostenibilidad y reducir la generación de residuos electrónicos. California ha dado un paso audaz y, con su ejemplo, podría allanar el camino hacia un futuro en el que todos los estadounidenses tengan el poder de reparar sus dispositivos de manera asequible y sostenible. En definitiva, California le ha dicho al resto de los Estados Unidos: ¡De nada!


Vía The Verge.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *